• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
981 173 529

Noticias de Darío Varela en A Coruña

Noticias

Aquí le mostraremos las noticias más relevantes del sector.
El malévolo eucalipto invasor
PEPA LOSADA
ENRIQUE VALERO 
06/04/2018 10:00 H
Maderas Darío Varela Romero bosque

Declaramos la camelia árbol de las Rías Baixas, viniendo de China, las mismas rías que se repueblan de almeja japónica, maduramos nuestros vinos en roble americano o la invasora vaca frisona ha hecho desaparecer a la rubia gallega. Estos son algunos de los numerosísimos ejemplos en los que agricultura, ganadería, acuicultura o forestal están colmatados de especies foráneas. Sin embargo, cada vez que se habla del eucalipto es el alien fruto y origen de todos los males.

Este discurso recurrente de hace 40 años se volvió a activar hace dos, fruto de un Comité de Flora y Fauna del ministerio, donde la neurosis obsesiva por esta especie debió de centrar el discurso, en lugar de hacerlo, por ejemplo, el maíz o la patata. El mismo ministerio luego asumió un informe contrario de la Universidad Politécnica de Madrid. Y estos días se reactiva el debate por enésima vez.


Dirigí hace unos pocos años una tesis, cuyo doctorando no era un ingeniero forestal, sino un maduro periodista de reconocido prestigio, titulada La mala prensa del eucalipto. Analizaba cinco décadas de noticias aparecidas en los medios gallegos y concluía básicamente dos cosas: que los argumentos científicos serios a favor eran mucho más robustos que los contrarios, y que la prensa escrita se había decantado claramente por las opiniones en contra, al menos hasta hace pocos años.


La recia realidad es que en Galicia se cortan de madera sostenida 4 millones de metros cúbicos de eucalipto, el 50 % del total que, a un precio en pie de 30 euros, suponen 120 millones de euros que van a parar a los bolsillos de las 30.000 familias rurales que los venden. Paisanos que viven en un medio que se precipita al abandono absoluto, sin ninguna otra opción de cultivo agropecuario. ¿Qué alternativa se les ofrece? ¿No será mejor tener a ese propietario forestal activo sujeto al medio y enseñarle a hacer una silvicultura más sostenible y rentable que echarle de allí?


No sé si es bien conocido que el eucalipto es la especie que más dióxido de carbono fija, fruto de una fotosíntesis muy acelerada, que es capaz de aprovechar esa agua que no ha parado de caer en Galicia desde hace tres meses y medio o que es clave para el mantenimiento de la apicultura. El eucalipto es el primer árbol que florece (diciembre-marzo), con unas propiedades poliníferas y nectaríferas excelentes que ayudan a las colmenas a soportar el invierno y salir de él. La excelente miel de eucalipto es la que está salvando a nuestros apicultores, que, cuando llega la gran mielada, tienen que batallar contra la velutina en junio, para intentar salvar la mitad de sus apiarios.


A esos residentes del rural, se les está ofertando un nuevo Plan Forestal de Galicia, ejercicio teórico de ficción, que el propio sector forestal al completo manifiesta abiertamente que no desea, a la vista de la inutilidad del anterior y del intento de ponerle puertas al monte. En este sentido, como consecuencia de los incendios, se decretan franjas de protección que nadie cumple, porque no se pueden hacer cumplir sobre centenares de miles de pequeñas propiedades gallegas, sin, además, ningún tipo de compensación por las pérdidas de producción en esos predios encubiertamente expropiados. Al hilo de ello, la robinia sí que ha sido declarada especie invasora. ¿Y qué? ¿Ha desaparecido una sola hectárea de la falsa acacia o se sigue usando para soporte de viñedos?


Hay que tener muchísimo cuidado con las declaraciones administrativas, bombas de racimo con detonadores de retardo. Máximo si vienen impulsadas por criterios tales como la melancolía o por cómo se ven las cosas en un gabinete de la capital, en lugar de tomar como fundamento lo que de verdad pasa en nuestros montes.


El eucalipto no se prende fuego solo ni se come a los niños, fija carbono de una manera eficacísima, mitiga el cambio climático, regula el ciclo del agua, contiene la erosión, incrementa las rentas de los residentes rurales y crea materia prima para nuestro tejido industrial, que por capilaridad genera mucho empleo en toda la cadena. Es simplemente un árbol, no un extraterrestre perverso.


Enrique Valero es profesor titular de la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidade de Vigo y miembro del Comité Consultivo de Bosques de la Comisión Europea.

Archivo

Política COC FSC®

Descargar
Archivo

Política de cadena de custodia PEFC

Descargar
Archivo

Certificado FSC®

Descargar
Archivo

Certificado PEFC

Descargar

Sellos
Consulte las últimas noticias sobre el sector de la madera